La experiencia de Israel en Horeb y advertencia contra la idolatría

La experiencia de Israel en Horeb y advertencia contra la idolatría, Deuteronomio 4:9-31

“9 Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. 

10 El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos; 

11 y os acercasteis y os pusisteis al pie del monte; y el monte ardía en fuego hasta en medio de los cielos con tinieblas, nube y oscuridad; 

12 y habló Jehová con vosotros de en medio del fuego; oísteis la voz de sus palabras, mas a excepción de oír la voz, ninguna figura visteis. 

13 Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra; los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra.

14 A mí también me mandó Jehová en aquel tiempo que os enseñase los estatutos y juicios, para que los pusieseis por obra en la tierra a la cual pasáis a tomar posesión de ella.

15 Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; 

16 para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, 

17 figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, 

18 figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. 

19 No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos. 

20 Pero a vosotros Jehová os tomó, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis el pueblo de su heredad como en este día. 

21 Y Jehová se enojó contra mí por causa de vosotros, y juró que yo no pasaría el Jordán, ni entraría en la buena tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.

22 Así que yo voy a morir en esta tierra, y no pasaré el Jordán; mas vosotros pasaréis, y poseeréis aquella buena tierra. 

23 Guardaos, no os olvidéis del pacto de Jehová vuestro Dios, que él estableció con vosotros, y no os hagáis escultura o imagen de ninguna cosa que Jehová tu Dios te ha prohibido. 

24 Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso. 

25 Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis envejecido en la tierra, si os corrompiereis e hiciereis escultura o imagen de cualquier cosa, e hiciereis lo malo ante los ojos de Jehová vuestro Dios, para enojarlo; 

26 yo pongo hoy por testigos al cielo y a la tierra, que pronto pereceréis totalmente de la tierra hacia la cual pasáis el Jordán para tomar posesión de ella; no estaréis en ella largos días sin que seáis destruidos. 

27 Y Jehová os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones a las cuales os llevará Jehová. 

28 Y serviréis allí a dioses hechos de manos de hombres, de madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. 

29 Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.

30 Cuando estuvieres en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieres a Jehová tu Dios, y oyeres su voz; 

31 porque Dios misericordioso es Jehová tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres.”

Que nunca nos olvidemos de lo que Dios ya ha hecho por nosotros. Ya hemos visto Su mano en nuestras vidas. Que no apartemos lo que El nos ha ensenado de nuestro corazón ni un solo dia. Es importante recordarnos de los mandamientos de Dios y de nuestro testimonio personal. Esas memorias deben llenarnos de gratitud y de animo para seguir adelante sin vacilar.
Dios quiere que vivamos en reverencia a El guardando Sus mandamientos. Ademas Dios quiere que ensenemos los preceptos que El ha dado a nuestr@s hij@s y que les contemos nuestro testimonio. Esa es la herencia más preciosa <3.
Dios pide que guardemos muy bien nuestras almas de todo mal. Que no nos olvidemos del pacto que tiene con nosotros. Es algo mutuo. Debemos cumplir con los principios que sabemos para que Dios nos pueda dar nueva luz.

Dios nos ha librado de la opresión del pecado, debe ser un motivo de alegría para nosotros cada dia y debemos vivir en esa libertad y hablar de ella a los demás.
Dios es zeloso en el sentido que nos quiere a cada uno como si fueramos los unicos. Dios es un padre que se atreve a corregirnos si vamos por mal camino… pero Dios promete que aun que fallemos, si lo buscarmos de todo corazón queriendo volver a El para cumplir Su voluntad, lo encontraremos. Un ídolo puede ser una persona, un hábito, una cosa, etc… Que cada uno se analize en oración.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s